aula tradicional

Si, el tema de la educación no es nada controvertido: todo el mundo piensa que es una mierda. Pero tampoco es plan de ser populista por que si, porque realmente el tema tiene bastante miga.

No, no voy a hablar ni de recortes, de funcionarios ni nada parecido.

El problema esencial es que en toda la educación, desde primaria hasta la universidad, se basa esencialmente en memorizar cosas para olvidarlas el día siguiente. Memorizar y memorizar, y si tienes suerte eso cae en el examen. Eso significa que has aprobado, osea que se considera que ya sabes lo suficiente de ese tema.  Por supuesto, no voy a decir que no haya que saber cosas, aunque sea solo por “saberlas”, ¡ni muchísimo menos!. El problema es que esto, aparte de que demostrar mucho no demuestra, era un modelo válido para el sXX. Para trabajar de contable (con todo el respeto para los contables).

Pero desde luego, no es una metodología, ni de lejos, válida para en la época actual, en la que tienes mas información de la que la humanidad ha dispuesto jamás las 24 horas del día en la palma del bolsillo. En la que el Big Data y el cloud computing está despegando, (incluso en las PyMES) y muy pronto será posible predecir cosas inimaginables hasta ahora.  En la que la comunicación y el marketing tradicionales cada vez tienen menor relevancia gracias a lo potente y asequible que es la analítica web. O, como diría Luis Garicano “Son las matemáticas, estúpido”. Es decir, déjate de historias, aquí se empieza a jugar en otra liga. Déjate de intuición, pero también déjate de pensar como un robot, esas reglas ya no valen.

Y entonces, si todo cada vez está mas optimizado, mas racionalizado, es mas grande, mas eficaz y mejor… ¿que será de nosotros?

Pues bien, eso no puedo responderlo, pero desde luego, el obviamente el camino no está en limitarse memorizar como un loro, sino en analizar, discurrir, cuestionar las cosas, ser crítico, adaptarse o anticiparse a los cambios y trabajar para que las cosas vayan de verdad a mejor. Porque este tipo de cosas, desde luego, nunca las podrán hacer las máquinas. Aportan valor. Y personalmente diría, es algo mucho mas satisfactorio y… humano.

No olvidemos, al final solo van a quedar los puestos de trabajo que no se puedan externalizar, que impliquen desarrollo, y solucionen problemas a la gente. Y si no os lo creéis, preguntádselo a Amazon y sus robots Kiva, porque es la tendencia que se va a seguir. Ha llegado el momento de que se inculquen otros valores. De que el 90% de los jóvenes quieran ser funcionarios (de nuevo, con todo el respeto a los funcionarios). Pero tienen que entender, ellos y todos, que esa mentalidad tradicional cada vez va a servir para menos, porque las cosas han cambiado para siempre, y el antiguo modelo no tiene pinta de volver.

Porque no hay nada mas arriesgado que no tomar riesgos nunca.

Derechos de imagen de stock.xchg
Anuncios