barranco

Durante años y años nos han dicho que si sacas muy buenas notas, estudias mucho, y te sacas una carrera, el resultado de tu esfuerzo será tener un buen trabajo durante muchos años en una gran empresa, estable y bien remunerado. Te comprarás un coche, un piso (comprar, porque como siempre suben, hay que ser tonto para alquilar), y un perro, te casarás con tu novia, tendréis un par de churumbeles y viviréis ferlices y comeréis perdices.

Pero si, efectivamente, esos tiempos ya no existen (ni existirán).

  • Es arriesgado estudiar el 90% de las carreras, porque no tienen trabajo y si lo tienen estarás sobrecualificado
  • Es arriesgado no estudiar una carrera ya que sin ella cualquier licenciado te pisará
  • Es arriesgado trabajar en una pequeña empresa porque no son competitivas y en el mercado global están condenadas al cierre
  • Es arriesgado trabajar en una gran empresa porque quieren ser competitivas y en el mercado global, los puestos no especializados están condenadas a la externalización
  • Es arriesgado trabajar por cuenta ajena porque harán contigo lo que quieres y encima tienes suerte de trabajar.
  • Es arriesgado trabajar para el Estado porque en caso de que vengan las vacas flacas vas a ser de los primeros afectados.
  • Es arriesgado trabajar por cuenta propia porque no tienes know-how ni experiencia ni muchos recursos que otras empresas si.

Citando al siempre genial Rodolfo Carpintier:

Ya no existe el trabajo de por vida y luchar por “colocarse” es un esfuerzo baldío. Lo que cuenta es tu capacidad de adaptación a nuevos entornos, y ser capaz de aprender nuevas habilidades a medida que las necesitas.

España es un país con una aversión visceral al riesgo, no descubro nada nuevo, lo que pasa… es que eso, buscar siempre la máxima certidumbre en un entorno completamente incierto, es también increíblemente peligroso. No queda otra que acostumbrarse a salir del umbral de confianza para poder adaptarse a todos los retos que nos esperan, especialmente a los jóvenes.

Si queréis mi opinión, teniendo en cuenta las alternativas que hay, si lo que quieres es tener un trabajo que te guste, en el que puedas progresar, que te haga sentirte realizado… no te queda otra que buscarte las cosas por tu propia cuenta.

Eso si: por supuesto, también tiene muchísimo riesgo. Pero, en las circunstancias actuales ¿hay algo que no lo tenga?

En este siglo XXI en el que tantas cosas cambian tan rápido, solo puedes aspirar a no caerte del todo. Seguir mirando, mantener la curiosidad y saber volver a dejar de lado cosas aprendidas, verdades que parecían inamovibles y ya no lo son, es clave para seguir aprendiendo.

Tenemos mucho que aprender y debemos abrir nuestra mente a un entorno nuevo, rápido, global, capaz de cambiar negocios y oportunidades en horas…

Nadie ha dicho que sea fácil…

Derechos de imagen de stock.xchng

 

Anuncios