107467_5221
Derechos de imagen de stock.xchng

1- Por supuesto, el reto de ser un iniciador es que te equivocarás. Harás una mala elección, perderás el tiempo y te echarán la culpa. Y precisamente por ello, ser un iniciador es tan valioso. La mayoría prefiere eludir el reto. Los han castigado demasiadas veces y ahora les da miedo y se reprimen. Ya les va bien que sea otra persona la que asuma el riesgo. La iniciativa escasea. Y por esta razón es tan valiosa.

¡Hazlo! (Seth Godin)

2- «The master in the art of living makes little distinction between his work and his play, his labour and his leisure, his mind and his body, his information and his recreation, his love and his religion. He hardly knows which is which. He simply pursues his vision of excellence at whatever he does, leaving others to decide whether he is working or playing. To him he’s always doing both» [“La maestría en el arte de vivir supone muy poca diferencia entre su trabajo y su entretenimiento, sus tareas y su ocio, su mente y su cuerpo, su información y lo que le recrea, su amor y su religión. Él prácticamente no diferencia entre uno u otro. Simplemente persigue su visión de la excelencia en cualquier cosa que haga, dejando que los demas decidan si está trabajando o jugando. Para él, siempre está haciendo ambas”]

The Customer Experience (Varios autores)

3- ¡Ay, Señor! Si, al final todo va a consistir en lo de siempre: trabajar mucho, discurrir mucho, sonreír mucho.

1Q84 (Haruki Murakami)

Y de propina…

¡Gandhi vende ordenadores Apple! ¿Te das cuenta? Aquel santo, que rechazaba cualquier tipo de tecnología, que se vestía de fraile y andaba descalzo, ¡aquí lo tienes, convertido en comercial informático! ¡Y Picasso es el nombre de un coche Citroen, Steve McQueen conduce un Ford, Audrey Hepburn lleva mocasines Tod’s! ¿Acaso crees que toda esta gente, al verse convertida en postumos representantes de comercio, no se revuelven en sus tumbas? ¡Estamos en plena noche de los muertos vivientes! ¡Cannibal Holocaust! ¡Cadáveres para cenar! ¡Los zombis venden! ¿Pero dónde está el límite?

13,99 euros (Frédéric Beigbeder)

Anuncios