1087620_49949613

Derechos de imagen de stock.xchng

1- Se supone que las cosas tienen que funcionar, de modo que ahora nos sorprendemos cuando una batería se estropea, o cuando retiran un coche del mercado, o cuando encontramos una errata en un libro. Hoy en día, casi todos tus competidores ofrecen un producto o servicio sin defectos; eso significa que la calidad ya no es lo que marca la diferencia. La exigimos, por supuesto, pero ya no tenemos que buscarla. Si tú ofreces calidad y la competencia también y eso es todo lo que ofreces, entonces sólo estás vendiendo un producto y, sin duda, el precio será el punto decisivo. Ya no nos queda otra opción que ir más allá de la calidad y buscar la excepcionalidad, la conectividad y la novedad.

¡Hazlo! (Seth Godin)

2- «Era demasiado bueno para durar —pensó—. Ahora pienso que ojalá hubiera sido un sueño, y que jamás hubiera pescado al pez, y que me hallara solo en la cama sobre los periódicos». —Pero el hombre no está hecho para la derrota —dijo—. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado.

El viejo y el mar (Ernest Hemingway)

3- Es sabido que el cerebro recurre a mil triquiñuelas para que no nos demos con la cabeza en la pared. Lo que le importa no es la búsqueda de la verdad sino sobrevivir. Y si para ello es mejor no pensar o seguir pensando como antes, pues tiene una excusa maravillosa para no pensar más.

Excusas para no pensar (Eduard Punset)

Y de propina…

—Pues, sí, más o menos. Los gobernadores son los perros de los capitalistas.

—¿El señor gobernador es un perro? —preguntó Nakata recordando el enorme perro negro que lo había llevado a casa de Johnnie Walken. Y su siniestra imagen se sobrepuso a la del gobernador.

—El mundo está lleno de ese tipo de perros. Claro que no responden más que a la voz de su amo.

—¿La voz de su amo?

—Perros que corren a hacer lo que les dice su dueño.

—¿Y no hay gatos capitalistas? —preguntó Nakata.

Kafka en la orilla (Haruki Murakami)

Anuncios